Francisco Carrau

Francisco Carrau nació en Montevideo el 15 de octubre de 1961 en el seno de una familia marcada por los frutos del viñedo siendo su generación la novena que interrumpidamente se ha dedicado a las uvas y su vinificación comenzando en Cataluña y desde 1930 en Uruguay. Gracias a su abuelo Juan Carrau Sust enólogo de la escuela Vilafranca del Penedés que era un estudioso de la historia familiar es que hoy tienen todos los documentos y registros de sus antepasados de Barcelona en su museo familiar.

Francisco Carrau es licenciado en Ciencias Biológicas en la Universidad de la República en 1987 realizando estudios de postgrado en microbiología y bioquímica del vino en la Universidad Autónoma de Madrid, gracias a una beca de la comunidad Europea en 1990. Paralelamente a sus estudios superiores participaba en la elaboración de vinos y en 1985 construye el primer laboratorio de levaduras nativas de Uruguay en la bodega. Estos trabajos, le permitieron tomar contacto a lo largo de su carrera con los problemas reales de hacer vino. Él recuerda que su principal experiencia de aquella época fue la iniciación en la degustación con su padre Juan Carrau Pujol que considera la cata como el principal secreto del bodeguero para crear una marca de prestigio.

La participación de Francisco Carrau por otra parte muy activa en la gestión de las bodegas Carrau y Castel Pujol de la familia está signada por un criterio de investigación muy afinada que otorga a su reclamación con el vino un perfil poco común, qué juega un papel fundamental en la estrategia de la empresa.

Junto con Octavio Gioia y su hermano Javier Carrau siempre dan el espacio a la carta de los vinos antes de tomar decisiones estratégicas. La otra faceta de la personalidad de Francisco Carrau concierne a la Academia. Desde noviembre de 1994 es profesor de Enología de la cátedra de Ciencia y Tecnología de Alimentos en la Facultad de Química. Esta actividad le ha permitido mantenerse en contacto con los estudiantes lo que para él es esencial. Considera que la mayor debilidad del sector vitivinícola uruguayo es la falta de oportunidades de formación y capacitación permanente para los jóvenes enólogos:

“si logramos fortalecer esta área en pocos años el potencial de calidad de los vinos uruguayos es  imprevisible y creemos que las gremiales relacionadas todavía no son conscientes de esto”, advirtió en 1999.

En el 2003, Francisco obtuvo su Doctorado en Química en la Universidad de la Republica con la dirección del Prof. Dellacassa y el Dr. Paul Henschke del Australian Wine Research Institute, en levaduras y aromas del vino. Es fácil advertir lo que piensa sobre la estrategia para el desarrollo del vino de calidad en Uruguay. Actualmente, Francisco Carrau es Profesor Titular de la Sección Enología del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de la República y Director de I&D de la Bodega. Sus áreas de investigación y desarrollo hoy estan en las prácticas de viticultura sostenible y estrategias de “Enología de Mínima Intervención” para aumentar la calidad y la diferenciación del vino con variedades como el Tannat.

En blancos prefiere el Chardonnay fermentado en barrica de roble con levaduras nativas y el Sauvignon criado en tanque sobre las lias. En tintos es un entusiasta del Cabernet Franc y del Tannat en barrica de roble americana. Considera que el ejercicio continuo de la degustación de vinos de todo el mundo es parte del secreto de un gran en enólogo.

Tradición en vinos finos desde 1752

Octavio Gioia

Nació en Montevideo el 2 de junio de 1955. Nos cuenta que su padre se llega al Uruguay desde el Piamonte y su madre desde el Veneto. A propósito de los antecedentes familiares en el vino nos comenta que hace poco descubrío algo que no sabía. Ya desaparecida su madre encontró el libro de una pequeña bodega que habría dirigido su abuelo en Canelones.

Su padre elaboraba vinos en casa de amigos lo hacía con ten cuidado y responsabilidad que el hijo lo recuerda como un dato importante. Al mismo tiempo de elaboración lo comprometía a él con sus cortos 12 años de edad en la práctica familiar de bodega.

Octavio Gioia hizo la carrera de ingeniero agrónomo se recibió y obtuvo una beca de postgrado en Italia. Pasa 1986 y 1987  en Italia en la Universidad de Torino. Alli la enología le es presentada en las clases de profesores muy conocidos y prestigiosos de Italia y Francia para cuando vuelve a Uruguay es encontrado para un proyecto de Naciones Unidas en 1987.

Cuatro años insume este esfuerzo orientado hacia el apoyo técnico dirigido a pequeñas empresas. Paralelamente el interés por el vino hizo que se conectará a Castle Pujol en 1988.Se inicia en el laboratorio en microbiología pero luego pasa a la producción donde hoy es el responsable de la elaboración y control de calidad.

No estima necesario inventar demasiado es preciso copiar en el buen sentido mejorando siempre si es posible el modelo y adaptarlo a la realidad productiva Nacional.

Es necesario conciliar todo esto con la tarea investigadora,  no hace falta hablar mucho con Octavio para advertir cuánta pasión y amor entrega al vino. Sostiene con entusiasmo que el Merlot es una variedad que da muy buenos vinos tinto en Uruguay.

En este sentido Octavio opina que :

” La identidad del vino uruguayo en torno al Tannat ha sido manejada con gran acierto con un resultado evidente en el mercado pero no está seguro si igual o mejor resultado no puede lograr con Merlot, Cabernet Franc u otras variedades”

En los vinos blancos uruguayos señala los monovarietales. Amante del roble dice finalmente que la barrica y el corte entre vinos habla de la habilidad y sabiduría del enólogo.